Como bien sabemos, estamos en una época diferente debido a la pandemia mundial causada por el Covid-19. Mucho se sigue hablando de la importancia del lavado de manos y del uso del tapabocas, sin embargo, la protección de ojos se ha estado dejando de lado y es fundamental que no la olvidemos.

Te recomendamos: Importancia del exámen de optometría

¿Por qué es importante la protección de ojos para evitar el Covid-19?

Con este examen, el optómetra podrá evaluar la capacidad visual de los ojos y por otro lado tendrá en cuenta aspectos claves como por ejemplo: la agudeza visual, medición del defecto refractivo, valoración del estado muscular de los ojos, toma de la presión ocular, observación de todas las estructuras del ojo tanto externas como internas, test de color, percepción de profundidad, enfoque, entre otros. 

  • Si alguien que está contagiado te habla de cerca, es muy probable que las partículas del virus se difundan de su boca o nariz a tu cara, por lo tanto, no solo se aumenta la probabilidad de inhalar esas pequeñas gotas si no llevas tapabocas, sino que pueden llegar a los tejidos oculares que están cubiertos por una mucosa con cierta similitud a la de las vías respiratorias si no llevas protección de ojos adecuada.
  • Ten en cuenta que los ojos están cubiertos por una mucosa que es un tejido muy fino, similar al que cubre las vías respiratorias. Si alguien que está contagiado te habla de cerca, es muy probable que las partículas del virus se difundan de su boca o nariz a tu cara, por lo tanto, no solo se aumenta la probabilidad de inhalar esas pequeñas gotas si no llevas tapabocas, sino que pueden llegar a tus ojos si no llevas la protección adecuada.
  • Las posibilidades de infectarse también aumentan al tocar una superficie que tenga el virus, como, mesas, manijas o paquetes y luego tocar tus ojos.

Nuestra recomendación es no bajar la guardia frente a este virus sobre todo en estos tiempos, ya que siempre existe la posibilidad de contagiarse y sufrir infecciones severas desarrollando neumonía y otras complicaciones sistémicas asociadas a esta enfermedad que pueden llevar a la muerte. Recuerde que los síntomas como la fiebre, la tos y la dificultad respiratoria pueden aparecer de 2 a 14 días después de que una persona haya estado expuesta, y que no son las únicas manifestaciones.

Uno de los síntomas que se puede presentar es el ojo rojo por una conjuntivitis viral. Según los funcionarios de la salud esta afectación no es muy común, se puede desarrollar en cerca del 1% al 3% de las personas con coronavirus, pero también hay que tener en cuenta que el virus se puede difundir al tocar fluidos de los ojos de una persona infectada.

Te puede interesar: Protocolo de bioseguridad para una atención segura

Al tener en cuenta las medidas pertinentes para la protección de ojos puedes reducir el riesgo de contagiarte o de difundir el coronavirus. Estos son algunos tips que te recomendamos:.

Procura agregar una capa para la protección de ojos:

Una de las formas para cubrir tus ojos es usando gafas, ya sean con corrección óptica o de sol. Estos evitarán que las gótulas respiratorias infectadas entren en ellos. Sin embargo, no quiere decir que te estén protegiendo por completo, ya que hay partículas que pueden seguir llegando a tus ojos desde los extremos y los lados abiertos de tus gafas. Además, si debes cuidar a alguien cercano a ti que posiblemente esté contagiado, no olvides ponerte unas gafas protectoras que te cubran más, además del tapabocas.

Evita tocarte o rascarte los ojos:

Esta acción es un reflejo que casi siempre hacemos sin darnos cuenta, lo más importante que debes hacer, es dejar de lado este hábito para reducir el riesgo de infección y así aumentar tu protección de ojos. En las ocasiones que sea necesario rascar tus ojos o ajustar tus anteojos es mejor que uses un pañuelo desechable que usar tus dedos. 

Si sufres de resequedad en los ojos es importante que agregues gotas humectantes en ellos al menos 3 veces al día higienizando previamente tus manos y así es probable que sientas menos tentación de frotártelos. En caso de que debas aplicar algún medicamento en ellos, no olvides siempre, lavarte las manos con agua y jabón.

Procura cambiar tus lentes de contacto por anteojos:

Al usar lentes de contacto tendrás que tocar tus ojos una mayor cantidad de veces que si solo usas anteojos. Tus gafas ya te brindan una protección adicional que no hacen los lentes de contacto. Si es indispensable usarlos, procura de todas maneras usar gafas de protección adicionales, especialmente en situaciones de riesgo de contagio. Las gafas harán que tengas un momento de pausa antes de tocarte los ojos.

Consigue una provisión necesaria de medicamentos prescritos para tus ojos: 

Debido a que vamos a tener períodos de confinamiento y cuarentena, los expertos recomiendan a los pacientes que se provean de medicamentos necesarios para la protección de ojos, en otras palabras, que cuentes con una cantidad suficiente para suplir tus necesidades en tiempos de epidemia ya que pueden estar escasos durante esta época. Sabemos que esto no siempre es posible, especialmente cuando es la EPS la que suministra el medicamento y hay limitación en lo permitido en la formulación, consulta con tu médico tratante la posibilidad de formular suficiente cantidad, especialmente de los medicamentos indispensables para control de enfermedades crónicas como el ojo seco y el glaucoma. Trata de renovar tu orden para que tenga vigencia por el tiempo necesario.

Busca el momento oportuno para los procedimientos quirúrgicos:

Por último, ten en cuenta que hay procedimientos quirúrgicos que se deben realizar con prioridad para controlar ciertas alteraciones oculares, por ejemplo, las inyecciones intraoculares para tratar algunas enfermedades de la retina requieren constancia y regularidad, pero hay otros procedimientos que se pueden suspender o reprogramar sin afectar tu salud visual. Consulta a tu oftalmólogo para pedir su opinión o si presentas síntomas atípicos en tus ojos.

Lee: El abc de las gafas

Facebook / Instagram / Youtube.